Bolos de conejitos

Hoy tengo para vosotros una manualidad y un juego estupendo para entretener a los niños durante las vacaciones de Semana Santa.

El juego de bolos ya lo hicimos anteriormente en nuestro blog y me parece un juego perfecto para animar a los niños a la actividad física. Al jugar a los bolos, el niño aprende a coordinar las manos y los ojos. Perfecciona también la precisión de los movimientos. Y como estamos casi en Semana Santa nuestros bolos serán en forma de conejitos.

Para elaborar los bolos necesitaremos:

  • 6 rollos de papel higiénico
  • pinturas de diferentes colores
  • ojos de plástico
  • palitos bajalengua
  • cartulina negra
  • alambres limpiapipas o pompones
  • papel de esponja de color blanco
  • cola termofusible

En primer lugar pintamos los rollos de papel higiénico. Mientras los rollos se están secando preparamos los bigotes de nuestros conejitos. Cortamos 6 tiras de cartulina negra de aproximadamente 1 cm de grosor y 6 cm de longitud y en la mitad de los extremos les hacemos un corte. En medio de los bigotes pegamos los pompones. Como no tenía pompones hice la nariz formando una bolita con alambre limpiapipas. Con papel de esponja de color blanco recorté 6 cuadrados de 1 cm de lado y los corte por la mitad para hacer los dientes. Cuando los rollos de papel están secos les pegamos los ojos de plástico, el bigote y los dientes. Las orejas son de palitos bajalengua, nosotros los pegamos por el interior del rollo de papel higiénico.



Cuando los conejitos están listos buscamos una pelota y a jugar!!!



A Helena le gustó mucho el juego. Como los conejos son de diferentes colores aprovechamos para practicar los colores en inglés.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*