Capilaridad de las plantas

Durante las vacaciones de Semana Santa además de aprovechar para jugar con los bolos de conejitos y hacer nuestra particular caza de huevos hicimos un experimento, bueno al final fueron dos.

Quería enseñar a Helena que al igual que los animales y las personas, las plantas necesitan agua para vivir. Las plantas recolectan y transportan agua gracias a unos tubos que se encuentran en su interior. Estos tubos se llaman capilaridades y por ellos sube el agua.

Aprovechando el buen tiempo y que los campos ya están repletos de flores recogimos un ramo de margaritas blancas.

Al volver a casa preparamos 4 vasos con agua. En cada vaso echamos unas cuantas gotas de colorante alimentario. Había 4 colores: azul, rojo, verde y amarillo. En cada vaso Helena puso flores.

Ahora no nos quedaba más remedio que esperar. Pudimos observar los primeros resultados después de unos 30 minutos. Las flores con el agua azul empezaban a cambiar de color en las puntas de los pétalos. Después de 24 horas observamos el cambio de color en las margaritas. En todos los vasos menos en el que contenía las flores con el colorante rojo. Helena estaba convencida de que a las margaritas no les gustaba su bebida roja. Eché un poco más de colorante rojo pero las flores seguían igual, vivas pero sin cambiar de color.

Intrigada con este resultado decidí intentar hacer el mismo experimento pero en lugar de usar otra vez las flores margaritas las cambié por la col china. Esta vez preparamos 3 vasos con agua y colorantes azul, amarillo y rojo. Dentro de cada vaso incorporé hojas de la col y a esperar.

La col cambiaba de color con mayor rapidez que en el caso de las flores y el efecto era más visible. La hoja de col en el vaso con el colorante rojo no era tan caprichosa como las margaritas y le gustó su bebida.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*