Pintar leche

Con los niños llenos de energía que no paran ni un segundo, a veces las tardes pueden ser muy largas. Para matar el aburrimiento y tenerlos un rato ocupados no hay nada mejor que un experimento.

Aquí tengo algo en lo que seguramente disfrutarán. Pintar leche, suena interesante, ¿Verdad?

Necesitaremos:

  • leche
  • colorantes alimentarios líquidos
  • lavavajillas
  • fuente honda
  • bastoncillos


El primer paso es derramar la leche en una fuente. Luego echamos unas gotas de colorante en diferentes lugares del recipiente. A continuación mojamos el bastoncillo en detergente líquido, mejor eligir uno que esté bastante concentrado. Entonces con el bastoncillo se toca en la mancha de colorante y se extiende el tinte en la superficie.












Moviendo suavemente el bastoncillo mezclando los colores podemos crear obras maestras en la leche.












Con Helena este experimento nos resultó un poco complicado al principio, ya que en vez de mover el bastoncillo con suavidad lo hacia muy enérgicamente y las manchas de colorante se mezclaban demasiado y desaparecía el contraste de colores. Ayudándola y explicándole como hacerlo lo conseguimos. Ha sido muy interesante y divertido.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*