Abejas

Sobre las abejas y su importancia para la agricultura podemos escuchar bastante. Sin ellas podríamos decir adiós al equilibro ecológico, la biodiversidad y la seguridad y diversidad alimentaria. Incluso A. Einstein dijo “Al hombre sólo le quedarían cuatro años de vida. Sin abejas, no hay polinización, ni hierba, ni animales, ni hombres”.

Por desgracia hoy en día las abejas se enfrentan a muchas amenazas, en gran medida debido a prácticas de agricultura industrial como el uso masivo de plaguicidas y los monocultivos. Sus poblaciones están en declive en casi todo el mundo, y algunas especies de abejas y otros insectos polinizadores se encuentran ya incluso al borde de la extinción.

Creo que el tema de las abejas es sustancial y me parece importante hablar sobre ellas con los niños. Nosotros empezamos con este hermoso libro ilustrado y escrito por Piotr Socha Abejas. Para mi el éxito de este libro radica en primer lugar a su gran formato y en segundo lugar a sus enormes e increíbles ilustraciones.

Además de la información típica, cómo la reproducción de la abejas, cómo se hace la miel o cuál es el trabajo del apicultor, encontramos muchas referencias a tiempos prehistóricos, el antiguo Egipto y la mitología griega.











El texto está lleno de curiosidades, por ejemplo se ha calculado que para obtener un kilo de miel las abejas tienen que visitar varios millones de flores recorriendo unos 150000 kilómetros. Más o menos, como si dieran la vuelta a la Tierra cuatro veces. Es increíble lo trabajadoras que tienen que ser las abejas y que poco las valoramos.

Para tratar un poco más la temática de las abejas cambiamos la decoración que teníamos en la habitación de Helena (la rama de árbol con flores pintados con espuma de afeitar) hicimos este panel de miel con abejas.

El panel esta hecho de rollos de papel higiénico. Primero los pintamos de color amarillo por fuera y por dentro, luego los corté de unos 2 cm de grosor. Por último los junté con cola termofusible. Las abejas son de fieltro.







También ha sido una ocasión ideal para hacer a Helena 2 juegos que le ayudarán a desarrollar la motricidad fina.

Aquí os presento nuestros 2 juegos.

1. Abejas en la colmena:




Para elaborar nuestra colmena hemos utilizado los rollos de papel higiénico. Los rollos los corté por la mitad y luego los pintamos de diferentes colores. Una vez secos con la cola termofusible los pegué en una tapa de cartón. Con una cinta coloqué nuestra colmena en un mueble. Preparé los pompones de distintos colores y tamaños. Helena con unas pinzas cogía los pompones (abejas) y las colocaba dentro de la colmena del mismo color.







2. Recogida de la miel:

Con Helena coloreamos 3 dibujos de flores que le imprimí. Luego en el centro de cada flor puse un vaso pequeño con agua. Helena añadió el colorante alimentario amarillo al agua. Con una pipeta Helena recogía agua (miel de flores) y la echaba en un recipiente vacío.







Me parecen dos juegos muy originales para aprender los colores, desarrollar la destreza manual y entretener a los niños.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*