Belén 2019

Una de las cosas que más nos gusta hacer en esta época del año es crear nuestras propias decoraciones navideñas. Además de hacer adornos para el árbol, cada Navidad hacemos un Belén. Aquí tenéis el Belén 2017 y el Belén 2018. Es un proyecto que podéis hacer vosotros mismos con elementos que tengáis en casa y una buena dosis de imaginación.

Es una manualidad muy bonita para compartir y disfrutar con los niños. Este año nuestro Belén está hecho completamente de rollos de papel higiénico. Aunque el proyecto nos llevó un poco de tiempo y trabajo, el resultado final nos encanta. Además internet está lleno de ideas y manuales, seguro que encontraréis algo de vuestro interés. Para que os inspiréis os presentamos nuestro Belén.


Como ya he dicho el Belén está hecho de rollos de papel higiénico. La mayoría de los materiales que utilizamos para elaborar el Belén se encuentran en casa.

Para empezar hicimos el establo. Como se ve en las fotos utilizamos una pequeña caja. Corté los rollos de papel higiénico por la mitad y los pegué alrededor de la caja con cola termofusible. Helena me ayudó a pintar el establo y a rellenar los agujeros de los rollos con papel de crespón.




Lo siguiente fue pintar los rollos de papel de diferentes colores para todos los personajes de nuestro Belén.


Mientras Helena estaba ocupada con las ovejas, pegando alrededor de los rollos la guata de algodón, yo hice los pastores.


Nuestros pastores tienen la cara hecha de un círculo de cartulina y el cinturón y la chaqueta son de fieltro. El pañuelo es una servilleta blanca encima de su cabeza. Rellené el agujero donde están las cabezas de los pastores con una servilleta que lleva dentro una bola de papel, creando un especie de tapón para poder colocar el pañuelo. El alambre limpiapipas sirve para sujetar el pañuelo como turbante y también como bastón.





María, José y los Reyes están hechos de forma parecida. Las barbas son de fieltro y las coronas de papel de esponja con purpurina. El niño Jesús lo hice con una pinza de madera para colgar ropa de cabeza redonda envuelta con fieltro blanco. La cuna son dos mitades de rollo de papel higiénico pegados.




Nuestro ángel lleva la cara y el cabello de cartulina, las alas de servilleta calada y el halo de alambre. La estrella la hice de macarrones pegados con cola termofusible, la pinté con pintura en spray de color oro y eché purpurina por encima.




Asimismo podemos ir añadiendo más elementos como animales, árboles o lo que se nos ocurra. Como ya mencioné internet está lleno de ideas. El resultado final nos encanta, es verdad que lleva tiempo y trabajo de hacer todo pero para un niño puede ser una aventura inolvidable.



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*