Bolitas de gel

Una vez estuvimos en una feria en la que hacían actividades para niños. Una de las actividades era sobre cajas sensoriales. Había una caja que llamaba mucho la atención de los niños y que contenía bolitas de gel.

Los niños metían y sacaban las manos, olían y exploraban estas pequeñas bolitas. La verdad es que se veía su enorme curiosidad y no me extraña, el punto fuerte de las bolas de gel es su increíble textura. Las bolas de gel, llamadas también hidrogel, se utilizan tanto en agricultura para hidratar las plantas como con fines decorativos.

Cuando las vi en una tienda no dudé en comprarlas y hacer con Helena este pequeño experimento. El experimento es muy sencillo, se necesita solamente las bolas de gel, un recipiente y agua. Yo compré dos bolsitas, una con bolas más grandes y otra con bolas pequeñas.





Tenemos que tener en cuenta que estas pequeñas bolas son capaces de absorber grandes cantidades de agua. Por esto, si queréis tener muchas bolas es mejor escoger un recipiente más grande. El proceso es muy simple, metemos las bolitas en el recipiente y esperamos a que vayan absorbiendo el agua. Nosotros esperamos 48 horas. Verlas crecer al hidratarse fue divertido y emocionante. Helena se paso un buen rato jugando con las bolas. Tengo que admitir que es uno de los experimentos en el que Helena más disfrutó.





Recordad que no es un juguete y por ello el experimento debe hacerse bajo la supervisión de un adulto.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*