Comunicación no violenta


¿Os gustaría leer un libro que enseña a comunicarnos de manera sincera, expresando nuestras emociones y necesidades? Os recomiendo Comunicación no violenta escrita por Marshall B. Rosenberg. La esencia de la Comunicación No Violenta (CNV) es enfocarse en la observación, nombrar sentimientos, exteriorizar las necesidades y buscar la mejor estrategia posible que las satisfaga, tanto nuestras necesidades como las de los demás. Esta forma de comunicación, por un lado, permite expresarnos con honestidad, sin temor a que hagamos daño a alguien, y por otro lado, a recibir a otros de manera empática.

Rosenberg nos muestra como enfocar nuestra atención en cuatro componentes:

  • Observación: La CNV nos enseña a ver las cosas como son, no como se ven. La evaluación, interpretación, análisis de palabras o acciones humanas no sirven para enriquecer la vida. Hay algo más, cuando combinamos la observación con la evaluación, es muy probable que otros escuchen las críticas en nuestro discurso.

  • Sentimientos: Decimos lo que sentimos. Los sentimientos reflejan si experimentamos que nuestras necesidades están satisfechas o no. Identificar sentimientos nos permite conectar más fácilmente los unos con los otros, y «permitirnos ser vulnerables al expresar nuestros sentimientos, puede ayudar a resolver conflictos». Parece simple, pero muchas veces, tenemos problemas con nombrar lo que sentimos y además nos da miedo hablar de ello.

  • Necesidades: Llega el momento de expresar nuestras propias necesidades que se esconden detrás de los sentimientos nombrados. Es hora de responder a la pregunta: «¿Qué quiero?»

  • Peticiones: Hacemos una petición por una acción específica, libre de demanda. Se recomienda que en las peticiones usemos un lenguaje claro, positivo y de acciones concretas.

Si bien los primeros tres pasos son necesarios para establecer un acuerdo completo, este cuarto paso no siempre tiene que aparecer. A veces basta con decir y nombrar lo que sentimos y lo que necesitamos para sentir alivio y comprensión.

Así sería un ejemplo incluyendo los cuatro componentes anteriores:

(1) Cuando veo el fregadero lleno de platos sin lavar, (2) me siento triste, (3) porque necesito ayuda/cooperación en las tareas domésticas. (4) ¿Podrías lavar los platos cuando tengas un momento?

¿Por qué vale la pena alcanzar un comunicación no violenta? En primer lugar es un libro para todos. Puede servir para una mejor comprensión de uno mismo, mejorar las relaciones matrimoniales, con los hijos o compañeros de trabajo. Así que el grupo de posibles destinatarios es amplio. También se debe tener en cuenta que el autor tiene esto en cuenta y escribe para ser entendido.

Aquí os adjunto un video de una conferencia en el cual Marshall B. Rosenberg habla sobre comunicación no violenta. Es en inglés pero tiene subtítulos en español.



Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*