Huevos sensoriales de Pascua

Han empezado las vacaciones de Semana Santa y Helena tiene 10 días sin cole. El año pasado durante estas fiestas hicimos los bolos de conejitos y también jugamos a la caza de huevos de Pascua. No olvidaremos repetir la caza de Pascua este año, a Helena le gustó mucho. Cuando ve los huevos de chocolate en las tiendas me pregunta cuando los compraremos y los esconderemos.

Este año preparé los huevos sensoriales. Son sacos en forma de huevo pintados por Helena.


Gracias a ellos los niños, a través de los sentidos y con materiales naturales, mejoran la capacidad de manipulación de diferentes objetos y formas. También desarrollan la concentración y la motricidad fina.

Para elaborar nuestros huevos de estimulación sensorial he utilizado tela de algodón cortada de forma ovalada.


Cogemos 2 piezas, se cosen y rellenan de diferentes materiales como arroz, garbanzos o judías blancas. Podemos utilizar también piedras, arena, conchas, tapones de plástico, café u otros. Una vez preparados los huevos, Helena los ha decorado con unas pinturas para tela.



Además de hacer torres, tirar, sacar y poner dentro de las cestas, iremos inventando más juegos para poder divertirnos con ellos.





Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*