Juego de mesa Three little pigs

Todos conocen la historia de los tres cerditos y del lobo feroz que se los quiere comer. A Helena le encanta aunque tiene mucho miedo del lobo y cada vez que lo ve persiguiendo a los cerditos suelta algún que otro grito.

Buscando un juego de mesa encontré este de Three little pigs. Está hecho por la empresa Orchard Toys que cuenta con 40 años de existencia. Crean juegos educativos diseñados, fabricados y probados en Gran Bretaña.

Three little pigs es un juego fácil y divertido, que puede ayudar a fortalecer las habilidades matemáticas. El juego esta diseñado para jugar de 2 a 4 jugadores, con una edad ideal de 3 a 6 años. El objetivo del juego es construir una casita de paja, una de madera y una de ladrillos, evitando que el lobo las destruya.

Está formado por un tablero de juego resistente y colorido en forma de puzzle que hay que montar. 4 tarjetas de juego, cada una con tres cerditos y 4 peanas de colores para estas tarjetas. 4 grupos de casas ajustables, una ruleta con el lobo y un dado. Aunque el juego está hecho en Gran Bretaña tiene las instrucciones en español.

El juego es bastante sencillo. Lanzamos el dado y nos movemos tantas casillas consecutivas como indique el dado. Las piezas de las casitas previamente se colocan en montones sobre la mesa. Si caemos en una casilla con paja, madera o ladrillos cogemos una pieza de la casita de este tipo con el objetivo de completar las tres casas. Pero cuidado, si caemos en alguna de las casillas con el lobo, debemos girar la ruleta. Si la ruleta apunta hacia una casa de paja o de madera, quitamos una de estas piezas de otro jugador diciendo: ¡Soplaré y soplaré y la casita derribaré!

Cuando ya tenemos las tres casas montadas debemos llegar a la zona de seguridad. La zona de seguridad está situada en el centro del tablero de juego. El jugador que primero llega a esta zona gana.

A Helena le gusta el juego y entendió las reglas enseguida. Su parte favorita es sin duda cuando se convierte en el lobo y derriba la casa de otro jugador diciendo: ¡Soplaré y soplaré y la casita derribaré!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*