La importancia de los puzzles para el desarrollo del niño

En un artículo anterior os hablé de la importancia de los juegos de bloques de construcción. Esta vez quiero hablaros sobre los puzzles y su importancia para el desarrollo del niño. En nuestra casa no pueden faltar porque los puzzles no solo son divertidos, sino que además modifican de forma positiva los procesos de pensamiento de nuestro cerebro.


Tienen múltiples efectos que benefician a nuestros hijos, vamos a enumerarlos:

  1. A través de los puzzles, los niños entrenan la motricidad fina, colocando pequeñas piezas en su sitio con gran habilidad, precisión y paciencia.
  2. Mejoran la coordinación óculo-manual, la que comunica la mano con el ojo.
  3. Con los puzzles, los niños observan y exploran los objetos que tienen a su alrededor, mejorando su atención y concentración.
  4. Aprenden a autocontrolarse y a reflexionar antes de actuar. Asimismo, aprenden a resolver problemas con estrategias y de forma estructurada, algo que se consigue mediante la clasificación repetitiva de las piezas.
  5. Logran reconocer mejor las formas y los colores. La capacidad de concentración y la memoria aumentan, especialmente la memoria a corto plazo. Aprenden conceptos sobre los diferentes temas sobre los que versa el puzzle (objetos, animales, paisajes, etc.).
  6. Además les ayuda a mejorar su autoestima y motivación ya que conseguir terminar el rompecabezas es un éxito para el niño y una motivación para seguir realizando más.

Existe una gran variedad de puzzles en el mercado. Podemos encontrar de madera y de cartón. El grado de dificultad varía en función de la forma, la dureza y la flexibilidad de las piezas. Los puzzles despliegan todo su potencial y aportan todas sus ventajas solo cuando se adaptan a la edad y al desarrollo del niño. Sin duda los puzzles mantienen la mente activa a cualquier edad y son una fuente de alegría.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*