Ositos de goma que crecen

A veces los experimentos no tienen porque llevar mucho trabajo ni necesariamente ser complicados. Hoy tengo uno de estos. Creo que les va a encantar a los niños ya que usaremos los ositos de goma. Si además les damos unos cuantos para comer seguro que se quedarán contentos.

Necesitaremos:

  • 2 vasos o cuencos pequeños
  • 2 ositos de goma
  • y un poco de agua fría

En cada vaso o cuenco ponemos un osito y en uno de ellos echamos un poco de agua fría hasta cubrir el osito. Es importante que el agua esté fría para evitar que el osito se disuelva.




Como en estas fechas hace calor pondremos los dos vasos en el frigorífico durante al menos 12 horas. El osito que está sin agua nos servirá para comparar el tamaño.

Resulta que los ositos están hechos de gelatina y azúcar. Cada una de estas sustancias absorbe agua y por eso el osito que está en el cuenco con agua fria se hincha y se hace más grande. Helena se quedó muy sorprendida cuando vio el osito gigante y enseguida quería hacer más.





Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*