Pescar hielo

Después de un pequeño descanso de experimentos, volvemos con un experimento que va a gustar a los niños. Esta vez vamos a utilizar hielo, mejor dicho lo vamos a pescar. ¿Suena curioso verdad? Y lo mejor de todo es que es muy sencillo de hacer.

En este experimento, necesitarás los siguientes materiales:

  • Vaso con agua
  • Cubito de hielo
  • Cuerda
  • Sal


Colocamos el cubito de hielo en un vaso con agua y dejamos caer la cuerda sobre el cubito de hielo. Mientras la cuerda se encuentra junto al hielo, echamos una pizca de sal encima. Esperamos un minuto y levantamos la cuerda.




¿Que ocurre?

Al colocar el cubito de hielo en el vaso con agua dos procesos comenzaron a ocurrir: el hielo comenzó a derretirse y el agua comenzó a congelarse. Podemos decir que el hielo y el agua están en equilibrio dinámico. Este estado de equilibrio se sostendrá mientras el agua mantenga su temperatura a 0°C.

Cuando echamos la sal en el cubito de hielo, el estado de equilibrio se rompe. Para poder recuperar el equilibrio, el punto de congelación del agua disminuye, lo que provoca que el hielo se congele en el agua. La sal comienza a cristalizar y el hielo se vuelve a congelar alrededor de la cuerda. Esto provoca que el cubito de hielo se adhiera a los extremos de la cuerda, lo que nos permite poder pescar hielo.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*