Pintura comestible

Si en casa tenéis niños de diferentes edades seguramente os habréis fijado en que muchas veces los pequeños quieren hacer lo mismo que los mayores. A Helena le encanta jugar con pinturas y Amèlia está en la etapa de llevárselo todo a la boca. Para tener un poco de tranquilidad y las dos niñas contentas hice las pinturas comestibles.

Necesitaremos:

  • yogur natural (yo utilicé de tipo griego)
  • colorantes alimentarios
  • papel
  • pinceles

Primero de todo extendimos el papel en el suelo y pegamos los lados con cinta para que no se moviese a la hora de que Amèlia se sentara o gateara encima.

Empezamos preparando la pintura vertiendo un poco de yogur en cuencos o recipientes donde tendremos diferentes colores. Yo utilicé la bandeja para hacer muffins por dos motivos: primero porque no es de cristal y segundo porque fue muy cómodo para las niñas tener todos los colores a mano.


A continuación echamos un poco de colorante alimentario en el yogur. A Helena le gustó mucho mezclar los colores básicos para crear nuevos colores.



Si no tenéis en casa colorantes alimentarios o no los queréis utilizar, el mismo resultado podemos obtener mezclando el yogur con fresas para el color rojo, espinacas para el color verde, col lombarda para el azul y cúrcuma para el amarillo. Cuando lo tenemos todo preparado dejamos que los niños expresen su vena artística.





Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*