Yo nunca fui a escuela

¿Os imagináis que nunca hubiéramos ido al colegio? ¿Como sería nuestra vida? ¿Sabríamos leer o contar, además de otras muchas cosas que aprendemos en la escuela? Según André Stern por supuesto que habríamos aprendido!! Y la herramienta más poderosa para conseguir el aprendizaje es dejar a un niño a jugar.

André Stern es músico, compositor, luthier, periodista y escritor. También es un feliz esposo y padre. Además habla cinco idiomas y ha fundado el movimiento “ecología de la educación”. En su libro Yo nunca fui a escuela el autor habla de una infancia feliz y llena de confianza por parte se sus padres. André fue educado con una absoluta fe en sus capacidades de autoaprendizaje. Así que nunca pisó una escuela. Creció jugando, experimentando y ocupando sus horas con todo aquello que le interesaba. De forma espontanea y sin imposiciones externas de ningún tipo.

Como dice André este libro es un testimonio. No se trata de un método o guía de anticonformismo ni tampoco es una autobiografía. Todos los niños podrían experimentar algo parecido. No se necesita para ellos un entorno especialmente preparado sino entusiasmo, libertad, confianza, respeto y tiempo. Nada más y nada menos.

El libro es muy interesante y da ejemplo de como las piezas de construcción tipo Lego pueden dar una idea muy clara de ciertas nociones matemáticas y geométricas.

“Era evidente, solo con observar cómo se ensamblaban, que la anchura de esas piezas era la mitad de su longitud, y que dos era la mitad de cuatro, y cuatro la mitad de ocho.
Encajando dos de mis piezas básicas, no una encima de la otra sino ligeramente desplazadas en paralelo, de manera que solo hubiera una línea de puntos de unión entre ellas, se obtenía otra constatación del mismo hecho. Las piezas cuadradas de cuatro puntos de unión las consideraba como medio ladrillo.”

Como dice Stern: aprendizaje y juego no pueden existir el uno sin el otro, y en este caso estoy cien por cien de acuerdo con el.

Aquí os dejo un video de André Stern hablando del poder del entusiasmo.


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*